+34 697 815 915 info@divulganatura.com
FacebooktwitterredditlinkedinFacebooktwitterredditlinkedin

 

Conocemos muchos casos en los que especies inofensivas son capaces de mimetizar el aspecto (y cualquier otra característica) de otras que no lo son, en lo que conocemos como mimetismo batesiano. Tenemos muchos ejemplos, como el que mencionamos anteriormente (Himenópteros y Sírfidos; Serpientes de coral y falsa coral…).

Pero vamos más allá en esto del mimetismo. ¿Existen también casos de mimetismo entre especies peligrosas?. Es decir, ¿pueden dos especies diferentes presentar un mismo patrón (o muy similar) con el fin de advertir a un depredador de su peligrosidad?. ¿Pueden utilizar una misma señal para ofrecer esa información?. La respuesta es sí, y se denomina a este tipo de mimetismo como “mimetismo Mülleriano” en honor a Fritz Müller, que fue el primer naturalista y biólogo que advirtió y escribió sobre este hecho, allá por 1879). En este caso, solemos considerar (y denominar) “especie copiadora” a aquella que es menos abundante y, “especie modelo”, a la más común. En el caso de que la abundancia sea similar en las especies implicadas, cuando nos referimos a todas ellas las denominamos “co-copiadoras” o “copia-modelo”.

Uno de los más conocidos ejemplos de este tipo de mimetismo lo tenemos en el de la Mariposa monarca (Danaus plexippus) y la Mariposa viceroy (Basilarchia / Limenitis archippus). Este es concretamente un caso muy interesante porque siempre había sido ejemplo modélico de mimetismo batesiano hasta que, un día, se demostró que ambas especies eran igualmente nefastas en cuanto a la palatabilidad se refiere.***

*** https://www.nature.com/articles/350497a0