+34 697 815 915 info@divulganatura.com
FacebooktwitterredditlinkedinFacebooktwitterredditlinkedin

 

¡¡ Pequeñas “moscas avispa” en las flores !!

Si os detenéis a observar el trajín que se traen todo tipo de insectos alrededor de las numerosas plantas que ya han florecido en nuestros campos, os percataréis de la presencia de las pequeñas “moscas avispa de las flores”.

Estos pequeños insectos voladores pertenecen a la familia de los Syrphidae (Sírfidos), que engloba a dípteros braquíceros que se alimentan del polen o del néctar de las flores y adoptan un aspecto similar al de himenópteros bien conocidos como las abejas o avispas. A pesar de las apariencias, estamos simplemente ante un ejemplo más de lo que en zoología se denomina “mimetismo batesiano” (existen también casos dentro del mundo vegetal, pero son mucho menos frecuentes): Aunque imitan a especies venenosas y se muestran con un aspecto claramente intimidante (aposematismo = presentación de señales vistosas de advertencia para los depredadores), todas las especies del grupo son totalmente inofensivas (ni pican, ni tienen veneno alguno).

¿Cómo distinguirlas, por tanto, de aquellas especies de himenópteros que pueden resultar dolosas? Simplificando, por un lado, por sus cortísimas antenas y único par de alas funcionales (en los dípteros, el segundo par de alas se reduce hasta formar lo que conocemos como “balancines” o halterios). Por otro, por la forma en que ejecutan el vuelo.

Si algo caracteriza a las “moscas avispa de las flores” es su tremendo control del vuelo. Esto hace que se las conozca también con el nombre de “moscas cernidoras” o “moscas cernícalo“. Aunque no alcanzan el nivel de complejidad y perfección que vemos en los Bombílidos (otra familia de dípteros), son igualmente capaces de suspenderse en el cielo o, de dirigirse grácilmente hacia atrás y hacia adelante.

El sírfido de la imagen, con un tamaño de poco más de un centímetro, es Episyrphus balteatus. La planta, “Puerro silvestre” o Centaurea pullata (Asteráceas).