+34 697 815 915 info@divulganatura.com
FacebooktwitterredditlinkedinFacebooktwitterredditlinkedin

Para acabar el año Nature Medicine nos propone celebrar su 25 aniversario pidiendo a expertos que respondan a una pregunta: ¿Qué nos deparará los próximos 25 años de investigación médica? Una forma multidisciplinar de acercarse, a través de la opinión de 11 investigadores de distintos ámbitos, a lo que esperamos en los siguientes 25 años dentro del campo biomédico.

Aviv Regev (Investigadora en el Broad Institute of MIT, co-fundadora del Human Cell Atlas)

Según Aviv Regev las enfermedades hasta hace poco años se percibían como algo muy complejo de abordar, con muchas variables interconectadas. Gracias al los avances en la identificación de variaciones génicas , a los estudios de expresión de genes, y sus asociaciones , comenzamos a comprender el funcionamiento de las enfermedades a todos los niveles.  Para ella, reto de los próximos 25 años es utilizar toda esa información  para la generación de algoritmos que permitan hacer mejores predicciones computacionales . Sin embargo, también se necesita la interacción entre expertos clínicos  y matemáticos, informáticos  e ingenieros  que juntos aportarán nuevos enfoques.

Feng Zhang (Investigador en el Broad Institute of MIT)

Feng Zhang nos habla sobre la terapia génica , y cómo gracias a ella miles de pacientes  se han beneficiado de su desarrollo. El reto de los próximos 25 años es hacer cumplir con su potencial y asegurar que todos los pacientes tengan acceso a este tratamiento  revolucionario. Sin embargo, es necesario continuar desarrollando enfoques prácticos y utilizables, asegurar las tecnologías moleculares de la edición de genes y comprometerse con todos los miembros de la sociedad para discutir abiertamente los riesgos y beneficios de la terapia génica.

Elizabeth Jaffee (Profesora de oncología en la Escuela de Medicina Johns Hopkins)

Elizabeth Jaffee pone el énfasis en prevenir la aparición de enfermedades , incluyendo en esa prevención a las vacunas y a los estudios de factores de riesgo, que casi han duplicado la esperanza de vida en todo el mundo . El uso de la medicina de precisión  ha permitido identificar las vulnerabilidades genéticas asociadas a enfermedades crónicas y mortales a nivel individual, lo que podría prevenir enfermedades décadas después. Su esperanza para los próximos 25 años es que algún día un solo análisis de sangre 💉pueda informar a las personas sobre las enfermedades de riesgo como:  la diabetes, el cáncer, las enfermedades cardíacas, etc. Sin embargo, las tecnologías de prevención solo pueden tener éxito si están ampliamente disponibles a la comunidad. La accesibilidad global  es clave para reducir las disparidades.

Jeremy Farrar (Director del Wellcome Trust)

Para Jeremy Farrar la política, la demografía , la economía, el clima, y la forma en que el mundo  cambia e interactúa nos afecta fundamentalmente a todos. La investigación es parte de eso y puede ayudar a proporcionar soluciones a los grandes desafíos a los que nos enfrentamos, pero solo si la ciencia, la innovación y la sociedad se unen en un entorno donde las personas y los equipos pueden prosperar. Por lo tanto, se debe aprovechar la oportunidad de hoy para dar forma a cómo se desarrollará la cultura de la investigación en los próximos 25 años.

John Nkengasong (Director delCentro Africano para el Control y Prevención de Enfermedades)

Para John Nkengason si hablamos de población, África  es el continente del futuro. Para 2050, se estima que su población será de 2.500 millones de personas. Esto significa que una de cada cuatro personas en el mundo podría ser africana. Estos cambios demográficos tienen implicaciones importantes en los patrones de enfermedades transmisibles y no transmisibles, incluidas las enfermedades infecciosas emergentes, la resistencia a los antibióticos, y las tasas crecientes de cánceres, diabetes, enfermedades cardiovasculares  y muertes maternas e infantiles. Para enfrentar estos desafíos de salud en África, el continente tendrá que ser innovador y avanzar hacia soluciones en salud pública, y eso conlleva la implantación de la medicina de precisión en las estrategias nacionales para mejorar la atención médica.

Eric Topol (Fundador y Director del Scripps Research Translational Institute)

Eric Topol nos habla de la importancia de la inteligencia artificial para el desarrollo de modelos híbridos que incorporen datos reales y accesibles con modelos de análisis predictivos. En esta coyuntura se prevé el desarrollado la Inteligencia General Artificial (AGI), dando a las máquinas  la capacidad de realizar funciones que ahora no son factibles. Dentro de 25 años, es probable que médicos y pacientes usen de manera rutinaria la capacidad de las máquinas para procesar y entender los textos biomédico. En consecuencia, se redefinirá el concepto de un sistema de aprendizaje de salud.

Linda Partridge (Profesora en el Max Planck Institute)

Linda Partridge se centra en el envejecimiento poniendo el énfasis en el aumento de la esperanza de vida. Sin embargo, la esperanza de vida saludable no lo ha hecho, especialmente entre las mujeres. La gran esperanza es que dentro de 25 años, las ciencias médicas hayan progresado lo suficiente como para permitir que las personas tengan una vida más saludable y activa hasta su eventual muerte.

Trevor Mundel (Presidente de la Fundación Global Health, Bill & Melinda Gates)

Trevor Mundel se centra en la forma de interactuar entre entes públicos y privados poniendo en valor la formas de compartir datos clínicos  lo más abiertos posible y tan cerrados como sea necesario. Significará ir más allá de las donaciones de medicamentos  por las empresas hacia una nueva era de responsabilidad social corporativa que aliente a las compañías farmacéuticas y de biotecnología a ofrecer sus mejores mentes y sus plataformas para un fin mayor.  Centrarse en estos objetivos, podría cumplir la promesa de la equidad en salud mundial.

Josep Tabernero (Presidente de la Sociedad Europea de Medicina Oncológica)

Josep Tabernero sigue poniendo el foco en la medicina de precisión, pero sobre todo en el ámbito oncológico, donde la inmunoterapia cumplirá su promesa de desmantelar el arsenal del cáncer en todos los tipos de tumores. También ha anticipado que la inteligencia artificial ayudará a guiar el desarrollo de terapias combinadas individualmente, así como los avances en la telemedicina podrían alcanzar a más pacientes en todas partes del mundo.

Pardis Sabeti (Investigadora en elInstituto Médico Howard Hughes)

En esta ocasión, Pardis Sabeti nos habla sobre los riesgos de grandes pandemias provocadas por la propagación de virus; sin embargo, los avances en los campos de la genómica y la ciencia de la información pueden transformar esta lucha. Las tecnologías de ultrasecuenciación de genomas completos están permitiendo la detección y caracterización de virus que circulan por los distintos ambientes. El desarrollo de las nuevas herramientas de CRISPR o la biología sintética han permitido el desarrollo de diagnósticos rápidos y ultrasensibles,  implementables en cualquier parte del mundo. En los próximos 25 años, el desarrollo e integración de estas herramientas en un sistema de alerta temprana, integrado en los sistemas de atención médica primaria de todo el mundo, podría revolucionar la detección y respuesta a las enfermedades infecciosas. Sin embargo, esto solo sucederá con el firme compromiso de la comunidad global.

Els Toreele (Directora ejecutiva de Médicos Sin Fronteras)

Els Toreele nos hace ver la necesidad de desarrollar terapias innovadoras y otras herramientas de salud para las poblaciones de todo el mundo, sin necesidad de centrarse en el lucro de su implantación. Esto incluye a personas afectadas por enfermedades como la tuberculosis, la hepatitis, el ébola, el VIH avanzado, enfermedades tropicales desatendidas, o enfermedades prevenibles por vacunación. Por tanto, se necesita la creatividad y la capacidad intelectual de la comunidad investigadora global para encontrar soluciones que aborden estas graves necesidades humanas. Esto requerirá que los miembros de la comunidad científica vayan más allá de su papel como investigadores y participen activamente en la reforma de la política de I + D que exija la inversión en investigación de salud pública, y garantice que los resultados de su trabajo beneficien a muchas más personas.

Más información en su fuente original:

👉 https://www.nature.com/articles/s41591-019-0693-y