+34 697 815 915 info@divulganatura.com
FacebooktwitterredditlinkedinFacebooktwitterredditlinkedin

 

Hace unos días tomé algunas fotografías de la libélula Trithemis kirbyi, al percatarme de que se estaba dedicando a sobrevolar y posarse, continuamente, en los bordes de una piscina cercana. Cogí la cámara, le puse el objetivo macro que me había comprado para poder ilustrar los trabajos que quería desarrollar sobre los cerambícidos en Málaga (la familia de coleópteros con la que estoy aprendiendo a manejarme en el mundo de la entomología) y, probé a corretear detrás de ella (bueno, de él, porque era un macho). Estas primeras fotos no salieron muy bien, aunque pude rescatar una, que es la que muestro en esta entrada del blog.

Esta mañana, para mi sorpresa, no solo merodeaba esta especie, sino que se había unido a la fiesta otro macho, esta vez, de Orthetrum chrysostigma. Inmediatamente me dirigí a coger de nuevo la cámara y, tras agacharme unas cuantas veces, pude sacar una fotografía medio decente (realmente, incluso algo mejor que la anterior).

Trithemis kirbyi y Orthetrum chrysostigma son dos especies de odonatos anisópteros de la familia Libellulidae («verdaderas libélulas» vs «caballitos del diablo» = Zygoptera). La primera es fácil de distinguir por su color rojo intenso (el macho, porque la hembra es claramente “dorada”). La segunda es algo más complicada, por la existencia de varias especies “algo” similares, capaces de causar dudas a los neófitos en el tema (como yo). No obstante, ambas son muy comunes en Málaga y, con la ayuda de un buen libro (os recomiendo la “Guía de campo de las Libélulas de España y de Europa”, de Klaas-Douvwe B. Dijkstra) o, de los muchos grupos de estudio que existen en Facebook, no debería ser complicado llegar a una determinación correcta.

Trithemis kirbyi es una libélula originaria de zonas áridas de África y ha sido recientemente incorporada al catálogo de especies ibéricas de odonatos (que cuenta con, aproximadamente, 80 especies). Hace un tiempo las citas eran escasas (se citó en España por primera vez en el año 2007) pero, hoy en día, resulta ser bastante abundante en algunos sitios como Málaga, que es donde yo me encuentro. El color rojo intenso que presentan los machos puede confundirla con la especie Crocothemis erythraea. No obstante, si nos fijamos bien, veremos que nuestra protagonista es de menor tamaño y, sobre todo, presenta unas manchas anaranjadas muy conspicuas en la base de sus alas (todas ellas). Podéis ver fotos de C. erythraea, para comparar, en el Blog de J.M. Gavilán.

Por otro lado, Orthetrum chrysostigma tiene unos 4 cm de longitud y cuenta con alas claramente hialinas, con un pterostigma de 3 mm de longitud y de un evidente color pardo-amarillento. Los machos son de color azulado, aunque inicialmente cuentan con colores también pardos, que van perdiendo conforme se acercan a su forma adulta. Tiene una amplia distribución a lo largo de toda Europa y Asia y, suele encontrarse en zonas húmedas, charcas, fuentes etc., aunque, como veis, es posible localizarla volando y acercándose sin miedo a una piscina situada en el centro de una gran ciudad.

*** Dado que estas fotos las he incluido en la Galería de «Odonatos», además de las fotos de las especies que he comentado, podéis ver las de Sympetrum meridionale (que fotografiamos este sábado en los Montes de Málaga).

Recordad, cerca de casa hay siempre algo a lo que echar el vistazo ¡!

 

Un saludo,

Agustín Castro

 

No hay ninguna galería seleccionada o la galería se ha eliminado.