Proyecto Cerambycidae: Monochamus galloprovincialis y el nematodo Bursaphelenchus xylophilus

Pubicado enCategoríasZoología
FacebooktwitterredditlinkedinFacebooktwitterredditlinkedin
Monochamus galloprovincialis (Coleoptera: Cerambycidae es un escarabajo longicorne conocido por ser el vector de transmisión del dañino parásito de los pinos, el nematodo Bursaphelenchus xylophilus (O. Tylenchida, Steiner & Buhrer 1934). A pesar de esto, hay que tener en cuenta que los daños no los provoca directamente el escarabajo, sino el nematodo. La plaga, que es grave, es originaria de Norteamérica, aunque ha conseguido llegar a los territorios de Europa y el este de Asia. Además de la transmisión a través del vector, el nematodo se ha ido expandiendo favorecido por el comercio de madera infestada. B. xylophilus es responsable de la pérdida de un millón de metros cúbicos de madera al año el mundo. En España hizo su aparición en 2008 y actualmente se distribuye por buena parte de nuestro territorio (también en las Islas Canarias). Este género, y especies, Monochamus sp., está incluido en el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras, aprobado por Real Decreto 630/2013, de 2 de agosto.
https://www.miteco.gob.es/es/biodiversidad/temas/conservacion-de-especies/monochamus_2013_tcm30-69889.pdf
Los signos de la presencia en los pinares infectados por el parásito son evidentes (ver fotografías). Las acículas comienzan a amarillear y finalmente, se secan (principalmente en las partes terminales, en el tercio superior). A partir de aquí, la enfermedad se extiende y afecta a todo el árbol. La parasitación es grave, dado que lleva a la muerte del árbol por la colonización del nematodo de los canales resiníferos, donde se alimenta de las células que los revisten.
El ejemplar, una hembra, fue capturado en un claro dentro de un pinar de repoblación de Pino carrasco (Pinus halepensis), con algunas encinas desperdigadas, mediante trampa de luz UV.
Fotos: Castro, A y Wikipedia.