ZOOLOGÍA: LA VISTA EN LOS INSECTOS. OCELOS Y OJOS COMPUESTOS

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinFacebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

ZOOLOGÍA: LA VISTA EN LOS INSECTOS. OCELOS Y OJOS COMPUESTOS

En los insectos hay dos tipos de receptores visuales, los OCELOS (llamados también ojos simples) y, el más conocido OJO COMPUESTO. Hay que tener en cuenta que, aunque pueden faltar unos u otros, son muchas las especies que tienen ambos.

Los ocelos son estructuras fotorreceptoras sencillas y suelen ser tres, dispuestas formando un triángulo y, situadas en la parte superior de la cabeza del animal, entre los ojos compuestos. Pueden variar en número, tamaño y forma y, en algunos grupos como los himenópteros, son especialmente visibles a simple vista. Estos ojos simples carecen de mecanismo de enfoque y son incapaces de generar una imagen, por lo que pensamos que tienen únicamente la función de captar la intensidad luminosa del lugar en el que se encuentran (también se ha mencionado la posibilidad de que puedan regular la sensibilidad del ojo compuesto). El ocelo cuenta con una lente (córnea) y una capa de células fotorreceptoras (bastones). Ambas capas pueden estar directamente en contacto o estar separadas por un espacio denominado humor vítreo.

En las imágenes se muestran los ocelos en el Avispón Vespa crabro (Hymenoptera) y, en la Mosca de la fruta Drosophila melanogaster (Diptera) (Fuente: Wikipedia).

El ojo compuesto está formado por unidades visuales de morfología cónica y denominadas omatidios. Cada uno de ellos cuenta con su propia lente y su disposición hace que, en conjunto, el ojo adquiera un aspecto reticulado cuando se observa de cerca. Cada omatidio compone su imagen y manda su propia señal al cerebro. La imagen final es la resultante de la de la suma de las obtenidas con cada uno de los omatidios que forman el ojo. Los insectos que se desplazan a gran velocidad, y que son capaces de detectar movimientos mínimos, cuentan con un elevado número de omatidios. Las libélulas y caballitos del diablo, con una dependencia casi total de la vista (antenas pequeñas => tacto y olfato poco desarrollados) pueden tener hasta 30.000 en cada ojo !!!

En las imágenes podemos ver los ojos compuestos de los coleópteros Anthaxia sp. (Bupréstido) y el cerambícido Pythoecia rufipes. (Fuente: Divulga Natura©).