“La importancia de lavarse /y bien/ las manos”

FacebooktwitterredditlinkedinFacebooktwitterredditlinkedin

Micro_Texto: “La importancia de lavarse /y bien/ las manos” by Silvana T. Paniagua.

Hace unas semanas surgió la duda de si lavarse las manos sólo con agua eliminaba las bacterias presentes en la manos, sin necesidad de usar jabones. Pues os aporto algo de información también sobre el tema.

Burton y col., (2011) estudiaron si había diferencias en la cantidad de bacterias en las manos en función a la forma de lavárselas: con agua y jabón, sólo con agua o sin lavar.
(DOI: 10.3390/ijerph8010097)

En este estudio se analizaron las bacterias presentes en las manos de voluntarios que se prestaron a pasar sus manos deliberadamente sobre superficies como pasamanos, pomos de las puertas, etc. y posteriormente se lavaban las manos con agua, con agua y jabón o no se las lavaban. Finalmente, se secaban con una toalla de papel y se pasó un hisopo húmedo estéril sobre sobre los dedos. Luego todos los participantes se lavaban con una solución alcohólica y volvían a repetir la operación desde el punto inicial. Así…unas 8 veces. Los hisopos se llevaron para su análisis al laboratorio y tras realizar las pruebas microbiológicas oportunas, los resultados obtenidos se resumen en:
-bacterias como Enterococcus y Enterobacter spp, aparecía en el 46% y 27% de las veces, respectivamente si las manos están sin lavar. La presencia se reducía casi a un 15% y 7%, si se lavan sólo con agua, mientras que el agua y el jabón los reduce hasta el 3-4% (imagen 2).

-el lavado de manos con jabón les llevó más tiempo que lavarse las manos con agua sola, lo que también favorece a la eliminación de más cantidad de bacterias, aunque el tiempo no explica la gran diferencia en la eliminación de bacterias, sino gracias al jabón.

Y, ¿ los virus? pues también hay trabajos como los llevados a cabo por Grayson et al., (2009) en la que voluntarios infectados con el virus de la influenza A H1N1 se observó que el lavado de manos con jabón fue más efectivo y por tanto, un punto muy a tener en cuenta para la transmisión del virus (DOI: 10.1086/595845)

Y, ¿el jabón con sustancias antibacterianas tiene más efecto que el jabón normal?

Montville y Schaffner (2011) (DOI: 10.4315/0362-028X.JFP-11-122) realizaron un análisis cuantitativo de los datos existentes en la literatura para ver si había diferencia entre ambos tipos de jabones.
Las bacterias presentes en la microbiota de la mano no se encontraban diferencias significativas con el uso de ambos tipos de jabones, y puede ser debido a que las bacterias de la piel tienen un “apego” diferente y por tanto son más difíciles de retirar. Cuando se pone un inóculo artificial, o patógenos que no son nativos de la piel, tanto bacterias gram + como -, sí se redujeron de forma significativa.
Aquí la eficiencia del jabón radica en cómo se utilice, es decir, en los factores metodológicos como la cantidad de jabón (Larson et al. (1987), el tiempo de lavado, o la composición que lleve el mismo (Taylor et al., 2005).

Estos estudios no son únicamente meramente informativos si no muy útiles para establecer protocolos de lavado para aquellos trabajadores (como manipuladores de alimentos, profesionales sanitarios, etc.) que puedan estar expuestos a una gran carga bacteriana, por lo que los procedimientos de lavado de manos son muy importantes ya que pueden transmitir a través de las manos algún tipo de patógeno (recordad el artículo de Grayson y col., (2009).

El Centro para el Control de Enfermedades y la Organización Mundial de la Salud (OMS) que aseguran que el mantenimiento de la higiene de las manos por parte del personal sanitario es un requisito previo para el control de las infecciones nosocomiales y prevenir la transmisión de agentes infecciosos resistentes.

En este caso, es muy interesante leer la revisión de Ataee y col., (2017) (doi: 10.4103/2008-7802.201923) sobre los aspectos bacteriológicos del lavado de manos como llave para la protección de la salud y control de infecciones.

Lavarse las manos antes y después del contacto con los pacientes y después del baño es uno de los indicadores para prevenir o reducir la transferencia de agentes infecciosos a los pacientes. En el Reino Unido, anualmente se reportan 5000 muertes debido a la salud transmitida por agentes infecciosos por la mano de personal.

Estas son las opciones estudiadas para el personal sanitario:
1. Lavado con agua tibia: elimina la suciedad pero no bacterias patógenas.
2. Agua + jabón: reduce y casi elimina las bacterias pero su uso continuado puede dañar la piel (habría que usar detergentes no irritables).
3.Agua + detergente antimicrobiano: reduce/elimina las bacterias y virus pero causa irritación severa en la piel (se recomienda el uso de emolientes)
4. Agua + desinfectantes a base de alcohol: elimina bacterias pero no virus ni esporas.
5. Agua+jabón/detergente antimicrobiano+cepillado: procedimiento largo y provoca lesiones cutáneas.
6. Nuevos métodos con soluciones de acción rápida: el más deseado y en estudio, actualmente.
(Imagen 3).

La negligencia del lavado de manos en diferentes salas de hospital por parte del personal, especialmente las salas de trasplante de órganos, está asociada con consecuencias graves por lo que se sigue trabajando en protocolos y guías prácticas para los hospitales y centros de salud.

by Silvana T. Paniagua, Junio 2019.